Sociedad | 20/01/2020 08.03

Homicidio en Gesell Diez de los rugbiers detenidos se negaron a declarar y ya tienen una estrategia

Buscarán culpar a un joven que, según sus familiares, no estaba en el lugar del hecho.

-

Diez de los once jóvenes que se encuentran detenidos por el asesinato de Fernando Báez Sosa a la salida de un boliche de Villa Gesell se negaron a declarar ante el fiscal.  De acuerdo a la información que trascendió, los implicados buscarán acusar a Pablo Ventura, quien es el último de los detenidos.

Mientras tanto, este último declarará en el día de hoy. Hasta el momento, continúa incomunicado. Si bien el resto de los integrantes del ataque señalan a Ventura como el principal responsable del hecho, desde el seno familiar aseguran que el joven se encontraba en Zárate en el momento que ocurrió el accidente.

Tras negarse a declarar, cinco de los jóvenes fueron trasladados a Pinamar mientras que el resto se quedaron en Gesell. Matias Benicelli, Ayrton Violaz, Macimo Thomsem, Luciano Pertossi, Lucas Pertossi, Alejo Milanessi, Enzo Cornelli, Juan Guarino, Ciro Pertossi, Blas Cinalli y Pablo Ventura fueron identificados como los presuntos autores del crimen y detenidos en un chalet de dos plantas ubicado sobre la calle 202, donde se hospedaban, informaron desde Infobae.

El fiscal Walter Mercuri de la UFI N° 8 de de Madariaga comunicó a los medios que los 3 o 4 personas que participaron de la agresión que terminó con la vida del joven están identificados. “Estarían identificados. Se ven en los videos quienes son los que le pegan en la cabeza”, afirmó.

Por otro lado, aseguró que tiene pruebas que confirman que los 11 detenidos “participaron de la gresca”, aunque aclaró que no todos le pegaron al joven fallecido. “Hay que dividir. Yo a algunos les imputo la coautoria, que son los que golpearon en la cabeza a Fernando, que se ven en todos los videos. Esos serían coautores", explicó.

A su vez, agregó: "Uno de ellos es el que le aplica la patada que, según la autopsia, es la patada mortal. Después hay partícipes, porque el resto estuvo acompañándolo y también participaron de la pelea pero con los amigos de Fernando”.

El fiscal sostuvo que “la circunstancia que cuando la víctima se encontraba indefensa, inconsciente, en el piso, continuaron pegándole en la cabeza” es un agravante,  por lo que el delito en este tipo de casos tiene “una pena de reclusión perpetua”. “La víctima no se podía defender”.

FDV